Condenan a un cirujano maxilofacial a indemnizar a una paciente por las lesiones causadas en la extracción de un quiste

Publicado el 28/03/2012

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de A Coruña a condenado a un Cirujano Maxilofacial a indemnizar a una paciente en la cantidad de 14.115 euros por las lesiones causadas en la extracción de un quiste maxilofacial.

La paciente acudió a la consulta del Cirujano el cual no realizó una historia clínica ad hoc. No hizo una anamnesis ni estableció un diagnóstico. Ni en el primer momento, al inicio de su relación con la paciente, ni cuando surgieron las complicaciones.
Realizó una intervención quirúrgica sobre un hueso que ya fue intervenido previamente y no respetó el área de regeneración ósea que se había producido en el tiempo transcurrido desde la primera intervención. Para hacer la resección del quiste radicular retiró todo el contenido del hueco dejado por quiste glóbulo maxilar (hueso neoformado e hidroxiapatita) y lo sustituyó por un material de relleno que no estaba indicado.
Como consecuencia de su intervención se produjo una complicación que no pudo controlar, debiendo ser tratada en otro centro, y que tras recibir tratamiento abocó en una comunicación orosinusal de la que tuvo que ser reintervenida en dos ocasiones. En estas dos operaciones fue necesario extraer hueso de la cadera (cresta ilíaca) y de la mandíbula para restaurar la zona.
Todo ello, además, sin informar a la paciente acerca de las posibilidades de tratamiento, del tratamiento quirúrgico, del alcance del mismo, de los riesgos de la intervención, de las posibles secuelas. No sólo no hubo consentimiento informado por escrito, como es preceptivo en las intervenciones quirúrgicas, sino que ni siquiera quedó reflejado en la historia clínica.
Como consecuencia de estos hechos ha tenido que realizarse tratamientos de cirugía, ortodoncia y de rehabilitación con un implante osteointegrado y prótesis. A pesar de todos los tratamientos el resultado final está limitado y conlleva un menoscabo estético.
Los diversos tratamientos han tenido una duración de más de tres años.
Además el estado deteriorado de la parte anterior de su boca y la comunicación orosinusal ha producido una alteración funcional importante, que afectó al habla, deglución y respiración, de inseguridad en sus relaciones sociales, particulares y profesionales. Todas estas alteraciones funcionales han provocado una recaída en un proceso depresivo en la paciente.